Drinksmotion
Absolut voodka Pago Four roses Royal Bliss Cubers Plymouth
X

Total:

La cerveza en la coctelería: consideraciones generales

Texto_ Francisco Javier Ruiz Vera

En artículos previos hemos estado viendo cómo afrontar la construcción de cócteles con cerveza. Hemos visto que puede ser considerado como un ingrediente más y que no es nada nuevo, sino que en los tiempos de Jerry Thomas ya se usaba.

También hemos estado comentando lo que se ha de tener en cuenta a la hora de utilizar una cerveza u otra, sobre todo, maltas y lúpulos que las componen, que son parte de la personalidad de nuestro líquido protagonista.

Y además hemos visto algo de perspectiva histórica sobre coctelería con cerveza, algunos cócteles clásicos con ella y algunas consideraciones en su uso.

Hoy vamos a hablar de algunas combinaciones con destilados a la hora de buscar la construcción de un cóctel con cerveza. A tener en cuenta que son consideraciones generales y que, como ya ha quedado claro en artículos previos, cada cerveza tiene de manera individual una personalidad propia.

Igual que, por ejemplo, podemos hablar de que un zumo determinado no combina bien con whisky y puede ser correcto, pero sabemos que cada whisky tiene una identidad propia que podría acentuar ese efecto o atenuarlo (no es lo mismo un whisky ahumado de Islay que uno más suave y con notas de vainilla y frutos secos de Speyside).

Algunas combinaciones interesantes

– Las IPA, las Pale Ale muy lupuladas, las APA, y en general todas las cervezas con marcada naturaleza lupulada similar a éstas, que poseen en general mucho aroma y sabor, se fusionan muy bien con los botánicos de las Ginebras, enriqueciéndose mutuamente.

Las que tienen un perfil más cítrico son las que particularmente mejor potencian los sabores de las Ginebras. También van bien con destilados dulces como el Ron Agricole o la Cachaça, porque aportan notas cítricas, herbales y afrutadas que combinan perfectamente con ellos.

– Las cervezas de trigo, gracias a sus notas dulces y frescas al mismo tiempo,  se pueden usar con espirituosos amargos para dar lugar a una bebida equilibrada. Hablamos principalmente de aperitivos italianos, como Campari, Vermú, Fernet, etc.

También pueden complementar muy bien cócteles con presencia de lima o limón y bitters (como los sour, por ejemplo). Son ideales para combinar con licores de cítricos (limoncello, narancello…) o con licores de frutas blancas (licor de manzana, melocotón, etc.)

El tequila o mezcal agradecen también ese punto cítrico de las cervezas de trigo, sobre todo tipo witbier o wheat.

– Las cervezas afrutadas como las lambic belgas o similares, van bien con zumos de frutas porque complementan ese sabor y aroma frutal. También ligan bien con espirituosos neutros como el vodka porque le aporta más presencia alcohólica sin agregar sabores. Y podemos además ponerlas junto a licores o destilados que realcen su naturaleza frutal, como licores de frutas.

– Cervezas muy densas como las Stout o las Porter se complementan muy bien con bebidas secas, como los espumosos tipo Cava, Champagne o Prosecco, o vinos blancos jóvenes, bien porque les aportan una textura más sedosa y un dulzor de la malta que las equilibra, como algunas stouts o porters achocolatadas como la Brooklin Black Chocolate o como con stouts no muy secas, como la Guinnes Draught, o bien porque su final seco tras un aporte dulce de inicio marca unas pautas similares al de esa bebida seca, como sucede con las Dry Stout más clásicas. También pueden ir bien con licores con base de café (Kahlúa, Tía María), para reforzar las notas de café.

– Cervezas ahumadas y tostadas, pero secas, con whisky se complementan bien. Pueden aportar personalidad ahumada a los más suaves: irlandeses, Lowland o Speyside. Y pueden reforzar el ahumado de los Islay. En cualquier caso las notas de madera de los single malt envejecidos agradecerían sin problema una leve intromisión de cerveza ahumada.

En destilados como el tequila o el mezcal, un toque de cerveza ahumada acompañaría muy bien para reforzar su fuerza terrosa.

– Cervezas con notas de piel de cítricos o con notas florales van muy bien con los Gin, gracias a sus botánicos cítricos, florales y especiados básicamente.

– Cervezas lager con lúpulos aromáticos y frescos como la Staropramen, o lagers aromatizadas artificialmente, como la Desperados, se compenetran muy bien con Ginger Ale o Ginger Beer.

Insistimos. Hay muchas y variadas combinaciones entre las cervezas y el resto de ingredientes de coctelería y lo que hemos de tener en cuenta es la naturaleza de cada uno para conseguir combinar o contrastar en busca de un equilibrio según nuestro objetivo. Lo principal, que todos los ingredientes, incluída la cerveza, sean de calidad.

En el próximo artículo hablaremos de algunos licores con base de cerveza y daremos algunas recetas de cócteles. ¡Os esperamos!

Deja un comentario

Relacionado

Claves para realizar un buen ahumado en coctelería

Leer más

Nueva temporada: Los sabores de otoño

Leer más

Campeonato Gallego de Coctelería Clásica

Leer más
X

Nesesita una cuenta para poder finalizar su compra

Iniciar sesion
X

Iniciar sesion

X
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información