Drinksmotion
Absolut voodka Pago Four roses Royal Bliss Cubers Plymouth
X

Total:

Cócteles, cerveza y latas

Texto_ Francisco Javier Ruiz Vera

El título de este artículo puede resultar algo enigmático, pero sólo con ver la fotoilustración de abajo, recogida en la web de ilustraciones de May Simargool (www.maysimargool.co.uk), uno puede hacerse a la idea de lo que voy a tratar de comentar.

Ya conocéis, gracias a artículos anteriores, mi interés por los cócteles con cerveza. Pues bien, ya hace algún tiempo cayó en mis manos una información que hablaba de cócteles hechos en latas de cerveza – usando la cerveza y un vaso de aluminio reutilizable con diseño de lata de cerveza. Creí que era una rareza y que no tendría recorrido. Era algo curioso y creativo, pero no me acababa de convencer el relacionar una lata de cerveza con un cóctel. Su creadora, Donna Ruch, toda una “master mixoligist”, pretendía con esta presentación que su público supiera de inicio que esos cócteles llevaban cerveza.

Las cervezas que yo he usado siempre en coctelería han ido envasadas en botella de cristal. De hecho, creo que una cerveza ha de ir en botella de cristal para no perder calidad de sabor y aromas; más si es artesana.

La verdad es que recopilando recientemente información al respecto, he visto que desde entonces, hace ya unos cuatro años, la lata de cerveza ha seguido siendo compañera de algunos cócteles en algunos bares y restaurantes de Estados Unidos. No sé si llamarlo tendencia o no, porque realmente y hasta donde yo sé, es algo que se circunscribe básicamente a unos pocos locales de New York, pero como hoy en día, todo se globaliza de manera inusitada, nunca se sabe.

Pero como Barman, experto en cervezas y en cócteles con cerveza, creo que el tema, además de anecdótico, puede ser interesante para quienes nunca hayan oído hablar de ello. Como escritor y articulista, por supuesto es una temática que me resulta muy útil como inspiración.

Lo primero que conocí al respecto y de lo que os he hablado en líneas anteriores, venía de la mano de Red Robin, la famosa cadena de Hamburguesas gourmet y su “master mixoligist” Donna Ruch. Dentro de sus menús del verano de 2013 pusieron 2 cócteles hechos con cervezas y servidos en vasos de aluminio reutilizable que simulaban latas de cerveza de Coors light y Blue Moon. Lo llamaron Can-Crafted Cocktails.

cerveza en lata

Uno de ellos se llamaba Blue Moon Can-Crafted Beer Cocktail (cerveza belga Blue Moon white, vodka de mandarina Svedka, zumo de naranja y zumo de lima); y el otro se llamaba Coors Light Can-Crafted Beer Cocktail (cerveza Coors Light, licor de jengibre, limonada y un top de zumo de limón recién exprimido).

He de reconocer que esta cadena de hamburgueserías tiene un buen equipo de mixólogos y que cada temporada innovan con algo nuevo. Pero en mi opinión, la cerveza y el resto de ingredientes de un cóctel, han de estar dentro de una copa o vaso y la lata ha de quedar fuera de la vista, al menos en locales puramente cocteleros o que quieran cuidar sus productos.

La lata creo que no es buena amiga de la coctelería. Ya conocemos todos cócteles ya preparados en lata para beber, los llamados “ready to drink”. Encontramos desde un Sex on the Beach a un Mojito, pasando por Blody Mary, Moscow Mule, entre otros. ¿Realmente alguien puede pensar que estos cócteles enlatados saben igual que los hechos por un buen profesional en una barra? Pues siguiendo con ello, hay cócteles enlatados con cerveza.

Suelen ser cervezas con poca personalidad, lagers muy suaves o directamente “lights”, como la Coors Light antes comentada o como la Bud Light, que tiene una línea de producto llamada Mix Tail, con cócteles con esta cerveza, como por ejemplo el Firewalker o el Hurricane. Estos cócteles no tienen mucho volumen de alcohol.

Pero creía que no habría un paso más en esta vertiente de cócteles con cervezas poco “estimulantes” para un auténtico cervecero y que usan la lata como recipiente de servicio. Me equivocaba. Hay una “familia” de cócteles que ahonda en ello.

cerveza en lata

Estos cócteles son conocidos como “built-in-can cocktails”, aunque algunos los conocen como “dressed can cocktails”, tomando el nombre de uno de estos cócteles llamado precisamente “Dressed Can”. Se trata de mezclar en la propia lata de cerveza los ingredientes. Para ello, lo primero es vaciar un poquito la lata para que puedan caber todos los ingredientes. Por regla general, no se usa ni coctelera ni cucharilla mezcladora; hay quienes prescinden incluso de “jiggers”.

Pueden ir desde la simplificación básica de la mezcla, como sucede en cócteles como el “Loaded Tecate” del barman T.J. Lynch, del bar Mother’s Ruin de New York (1 lata de cerveza Tecate, 1 rueda de lima, una pizca de sal kosher, y Cholula – un tipo de salsa picante – al gusto. Se exprime la lima sobre la lata de cerveza abierta, se echa la sal y la salsa. Y ya está, se bebe directamente de la lata).Hay también variaciones de cócteles existentes, como el “Canned Michelada”, que es una versión hecha en lata de cerveza de la famosa Michelada, o como el “Beerita”, que es una especie de Margarita (se impregna el borde de la lata con lima y se pone sal encima, se vierte dentro de la lata un poco de lima y 30 ml. de tequila).

Hay incluso versiones de la conocida Shandy, como el cóctel “Insta-Shandy”, del mismo T.J. Lynch, del bar Mother’s Ruin de New York (1 lata de cerveza lager tipo kolsch, 15 ml de zumo de limón y 15 ml. de sirope de jengibre. Se vacía un poco la lata y se echan dentro el zumo y el sirope). Y versiones de su “prima” la Radler, como el cóctel “Canned Campari Radler”, del barman Eben Freeman, del bar AvroKO de New York (se echa en una lata de Radler de pomelo un poco de Campari).

Por suerte, dentro de esta familia de cócteles construidos dentro de una lata de cerveza, hay algunos que sobresalen por su sofistificación y por no ser tan simples, acercándose en cierto modo a lo que es un “cóctel de verdad”, usando incluso algunas técnicas clásicas de coctelería, como el “stirring”.

En esta línea, cócteles como el “Tribute to Marmaid”, de Toby Maloney, barman de referencia en New York. Según se dice, este cóctel recuerda por un lado a un “French 75” y por otro a un “Daiquiri”. Incluso utiliza una cerveza algo mejor, una “saisonal”. Está hecho con 1 lata de Six Point Harbinger, 45 ml. de ron Plantation 3Star, 22,5 ml. de zumo de limón, 22,5 ml. de sirope de miel y 2 dashes de bitter Peychaud. Se vacía la lata unos 40 ml y se reserva la que sobra por si la queremos usar luego; después se mezcla todo menos la cerveza en un vaso mezclador y se remueve un poco; se vierte este mix con cuidado dentro de la lata y se decora con piel de limón.

Cocteles, cerveza y latas

Y también destacable es el trabajo que lleva en este tipo de cócteles Jane Danger, del Mother of Pearl de New York. En uno de sus más conocidos cócteles, el “Dressed Can”, sustituye la cerveza por sidra. Quizás por ello, por lo bien que está concebida la receta y por su estética algo Tiki, este cóctel de Jane me gusta bastante. La foto que sigue de este combinado es de Lizzie Munro y aparece en la web de los amigos de Punch.

Los ingredientes del “Dressed Can” son los siguientes:

DRESSED CAN

Ingredientes: 

  • 1 lata sidra sabor piña (Austin Ciderworks Pineapple Cider)
  • 2 dashes bitter (alguno propio de coctelería tiki)
  • 2 dashes de absenta
  • 15 ml de sirope de canela
  • 15 ml de zumo de lima
  • 15 ml de ron jamaicano (ella usa Hamilton Black Pot)

Preparación: 

Decoración: cañita, menta, orquídea, dash de absenta. Se extraen de la lata unos 45 ml de sidra. Se añaden los ingredientes directamente dentro de la lata. Se decora con una ramita de menta, el dash de absenta, la flor y la cañita.

La verdad es que la gran variedad de cervezas y sidras en lata a lo largo del mundo, puede alimentar esta nueva tipología de cócteles y hacerla crecer bastante. Pero quizás gracias a y entre un tipo de clientela o público determinados. Yo sigo prefiriendo una buena cerveza en botella y con la copa que mejor saque todas sus características, y también prefiero un cóctel hecho por un buen profesional, con ingredientes de calidad y servido en un vaso o copa en el que su naturaleza se muestre sin ambages y permita disfrutar de su decoración.

Que no se me malinterprete. Todo lo que sea innovar y crear en coctelería, bienvenido sea. La evolución de nuestro oficio y de los combinados han ido de la mano de visionarios y creadores que no siempre fueron entendidos. Pero procuremos entre todos no acabar con el buen gusto.

Deja un comentario

Relacionado

Especias, aromas y nuevas tendencias en el Mixology (x) Trend

Leer más

Cocktail bars con aire clandestino

Leer más

ANGOSTURA. LA MAGIA DE LA COCTELERÍA EN CASA

Leer más
X

Nesesita una cuenta para poder finalizar su compra

Iniciar sesion
X

Iniciar sesion

X
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información