Drinksmotion
Absolut voodka Pago Four roses Royal Bliss Cubers Plymouth
X

Total:

Beneficios de un consumo responsable

Consumo responsable
Consumo responsable

Es fin de semana y queremos que disfrutéis pero,  como siempre, también os  recomendamos que optéis por un consumo responsable.

A modo de recordatorio, hoy os contamos que los efectos que tiene el consumo moderado alcohol pueden tener consecuencias beneficiosas en nuestro cuerpo. Gracias a los estudios realizados por FEBE, Federación Española de Bebidas Espirituales, os detallamos cuáles son esos efectos, tanto positivos como negativos, para conocer un poquito más los productos que consumimos.

Efectos beneficiosos:

Los beneficios cardiovasculares del consumo moderado de alcohol están fundamentalmente ligados:

A un efecto beneficioso arteriosclerótico. Los mecanismos por los que el consumo moderado de alcohol ejerce su papel protector, no son totalmente conocidos, pero según las evidencias actuales parece que estos efectos están unidos a la acción del alcohol sobre las lipoproteínas plasmáticas aumentando el llamado ‘colesterol bueno’ unido a las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y disminuyendo el unido a las de baja densidad (LDL) o ‘colesterol malo’ como popularmente se conoce.

Esta acción se traduciría en que las arterias en vez de irse poniendo cada vez más rígidas a medida que se va depositando el colesterol en los vasos, permanecerían flexible

A su efecto antiagregante. Uno de los mecanismos de protección cardiovascular está relacionado con la coagulación sanguínea, de tal forma que parece que el alcohol reduce la agregación plaquetaria, retrasando la coagulación sanguínea y la formación de trombos. Es decir, la sangre permanece fluida y puede circular fácilmente por los vasos sanguíneos.

Efectos perjudiciales:

No obstante, un consumo no responsable de alcohol puede provocar dependencia en algunas personas, y hay ocasiones en las que el consumo se debe evitar por completo, como es el caso de la conducción, el embarazo o cuando se están tomando ciertos medicamentos. Beber en exceso o la dependencia del alcohol pueden acarrear numerosos problemas sociales y médicos tales como:

Daños al hígado, el corazón o el cerebro.

Problemas estomacales.

Presión arterial alta.

Flujo de sangre reducido, lo que afecta a las relaciones sexuales.

Comportamiento sexual inseguro.

Relaciones estresantes.

Desatención y absentismo en el entorno laboral.

Aumento en la posibilidad de desarrollar cáncer de mama.

Informarse, educarse y responsabilizarse en el consumo de alcohol le puede ayudar a llevar una vida más saludable. El apartado siguiente le proporcionará abundante información de cómo realizar un consumo responsable de bebidas alcohólicas.

Efectos perjudiciales del abuso de alcohol a corto plazo:

 Intoxicación alcohólica.

Es lo que se conoce como borrachera. Se produce como consecuencia de una ingesta abusiva en un breve espacio de tiempo.

 Niveles de riesgo

Aunque el consumo de bebidas alcohólicas afecta de forma distinta a cada persona, siempre podemos observar algunas señales que pueden indicarnos si una persona se encuentra bajo los efectos de un consumo excesivo, e incluso darnos una orientación sobre su nivel de alcoholemia.

Cualquier consumo, por mínimo que sea, afecta a nuestro organismo. Un contenido de 0,15g/l de alcohol en sangre ya se produce una pérdida de reflejos que incrementa el riesgo de sufrir un accidente.

Con un contenido de 0,5g/l de alcohol en sangre, se producen alteraciones leves en la conducta (euforia, reducción de reflejos, etc.).

Con una tasa de 0,8 g/l la persona se encontrará desorientada y no será capaz de coordinar sus movimientos correctamente. A partir de 4g/l puede producirse un coma etílico.

Efectos perjudiciales a largo plazo:

Dependencia

Se manifiesta por la presencia de conductas que demuestran la necesidad de consumir bebidas alcohólicas, con dificultad para controlar su consumo, lo que implica tanto la dificultad de controlar el ansia de beber como la incapacidad de parar de hacerlo una vez se ha empezado. La dependencia se produce como consecuencia del consumo abusivo durante cierto tiempo. Su consecuencia más clara es el síndrome de abstinencia.

 Síndrome de abstinencia

Es el conjunto de reacciones físicas o corporales que ocurren cuando una persona con dependencia a las bebidas alcohólicas deja de consumirlas. Aunque los síntomas (nauseas, agitación, gestos repetitivos, taquicardia, hipertensión, dolor de cabeza, insomnio, ansiedad, depresión irritabilidad, sudoración, desorientación, alteraciones de la memoria, etc.) varían en forma e intensidad de acuerdo con el tiempo que lleva desarrollándose la dependencia, en todos los casos se deben a que se ha alterado el funcionamiento normal del sistema nervioso.

 Tolerancia

La tolerancia a las bebidas alcohólicas se produce cuando, como resultado de su consumo abusivo, el sujeto presenta menor sensibilidad a ellas. Así, la ingesta habitual produce menos efectos, con lo que se necesitan cantidades más altas para producir los mismos efectos.

 Enfermedades

Algunos trastornos y enfermedades como taquicardias, hipertensión, cirrosis, etc. pueden aparecer en las personas que abusan del alcohol durante

Deja un comentario

Relacionado

Las mejores propuestas para estas Navidades de la mano de Pernod Ricard

Leer más

La Navidad se celebra mucho mejor con los cócteles de World Class

Leer más

La histórica ginebra Gin MG, rinde homenaje a sus orígenes con un nuevo diseño de botella

Leer más
X

Nesesita una cuenta para poder finalizar su compra

Iniciar sesion
X

Iniciar sesion

X
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información